OLVIDADOS

La otrora fama (bien ganada) de que la estación de Cañitas de Felipe Pescador era un remanso para los viajeros y una muy buena fuente de ingresos y desarrollo para el municipio, quedó atrás hace ya años cuando se acabó el tren de pasajeros. Pero… ¿que ahora quieren quitar también los talleres y llevarse la operación a otra ciudad? ¡Sería el tiro de gracia!

Lo peor del asunto, dicen muchos cañitenses, es que ni en el gobierno del estado ni en la SCT les hacen caso a sus peticiones de ayuda, ¡que porque ni siquiera estaban enterados de que Ferromex había tomado esa decisión! Que por cierto, dicen en la empresa de trenes, no tienen por qué avisarle a nadie… ¿Y al góber Tello que defendía a Cañitas, ya se le habrá olvidado?

 

INCONFORMES

Mientras el presidente municipal con licencia Enrique Flores Mendoza anda encampañado, buscando reelegirse en el municipio de Guadalupe, parece que le están gestando otra bronca mayor en su corporación policiaca, que quizás podría pegarle, por culpa –dicen chismosos– de su propio jefe de policía.

Según cuentan las malas lenguas al interior de la corporación, los polis de Guadalupe ya no aguantan a ni a su director Arturo Luna (traído por el secretario de seguridad Ismael Camberos, aseguran), ni a su coordinador Abraham Ruiz, que porque los tratan déspota e inhumanamente. ¿Hay quien ponga orden? O andan más ocupados en lo político…

 

SE HACEN…

Todo parece indicar, dicen en los pasillos de varias dependencias de gobierno, que la famosa oficina de la “Vocería de Seguridad” no sirve para maldita la cosa, pues mientras mucha gente en redes sociales informa lo que ve en su calle o colonia, en esa oficina hacen como que la Virgen les habla…

Tan sólo este fin de semana, dicen los chismosos, la famosa oficina –y su titular, por supuesto– no dieron a conocer información alguna sobre varios hechos delictivos que pusieron la piel de gallina a muchos zacatecanos que incluso lo comentaron en internet, pero también vieron cómo desde el lado oficial hubo silencio. Se hacen, se hacen…

 

DE PALO

Ahora que está tan de moda –una moda muy chafa– hacer debates a la más mínima provocación, cuentan las lenguas largas en las oficinas del árbitro electoral que ahí dentro ya no se sabe a favor de quién o de qué estén los que comandan esa chamba, pero al menos no parecen estarlo a favor de la ciudadanía.

Y es que según aseguran, no le encuentran las razones de por qué no mete las manos la autoridad electoral cuando en un debate no dejan participar a un candidato (como en Guadalupe), y en otro no obligan a participar  a uno de ellos (como en Zacatecas). ¿Hay reglas distintas? O cómo… Parece que nomás son mirones de palo.


Nuestros lectores comentan