DIVORCIO

En conferencia de prensa de ayer, el villanovense Miguel Torres Rosales dio muestras de que le sabe a la cosa política y, hasta muy elegantemente, mandó a la lona a su ex compañero de partido y –según cuentan algunos– ex compinche de hechos en aquél municipio: Iván de Santiago Beltrán.

Según los chismosos, no fue más que la “revelación” de un divorcio muy anunciado, en el que Torres Rosales aseguró que De Santiago Beltrán , si acaso, se quedará compitiendo por el cuarto lugar en Villanueva, porque la coalición morena nomás ni estructura tiene. O sea, dicen los lenguas largas, Miguel vino a decir puuuras bueeenas noticias… ¡para Roy Barragán!

 

DESESPERADA

En esto de las campañas políticas, dicen que los candidatos hacen gala de toda clase de chapuzas y transas, incluidos los muy socorridos “apoyos” y regalos disfrazados de “apoyo”, y este domingo la que puso el botón de muestra fue la candidata morenaza a la presidencia municipal de Sombrerete, Karina Pérez.

Cuentan que para ganarse votos, organizó una cabalgata y hasta rifó un caballo, para luego terminar con un jacarandoso baile popular donde, cuentan, soltó todo el glamour. Pero como ya se sueña presidenta municipal, cuentan que ya hasta se da el lujo de empezar a repartir los puestos de la presidencia, porque se siente muy segura de ganar. ¿Confiada o desesperada?

 

COMPADRAZGOS

No cabe duda que lo que la polaca separa, la vida social se encarga de juntar… y desenmascarar. Y si no, ahí tiene el ejemplo que este fin de semana se confirmó en el bautizo de los hijos de Hugo Alatorre Suárez del Real, donde convivieron fuerzas políticas que, acá afuerita, se dan con todo y se echan pestes por debajo de la mesa.

Así, para celebrar la ocasión social, a la mesa se sentaron nada más ni nada menos que Gerardo Espinoza, Luis El Oso Medina Lizalde, Saúl Monreal, Fernando Arteaga, Gilberto del Real y Hugo Alatorre, entre varios más, muy abrazaditos y disfrutando de la compañía. Si usted los ve luego echándose tierra… no les crea nada.

 

PATOTAS

Cuentan las malas lenguas, en este caso de pura serpiente acuática, que el más reciente Campeonato Nacional de Natación Master, que se llevó a cabo en la Alberca Olímpica de Guadalupe, sirvió para que oootra vez se manifestara la ineficiencia –¿o mala leche?– del titular del Incufidez, Adolfo El Patas Márquez Vera. Las volvió a meter.

Según dicen, a la hora de la hora tanto él como el ayuntamiento de Guadalupe se echaron para atrás en varios apoyos que tenían comprometidos para sacar adelante el evento, pero afortunadamente le entraron al quite varias empresas de la iniciativa privada y todo acabó bien. ¿Cuándo le irán a decir algo? Parece que sí es muy amigocho del góber Tello…


Los comentarios están cerrados.