REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

GUADALAJARA. Entre los diversos trastornos alimentarios que se presentan más frecuentemente en los jóvenes, destacan la bulimia y la anorexia, y no necesariamente se generan cambios físicos visibles que puedan alertar a los familiares.

De acuerdo con Óscar Martínez López, presidente de Consulta y Asesoría Integral para el Tratamiento de la Anorexia y Bulimia (CAITAB) AC, se estima que dichas enfermedades representan el 40 por ciento del universo de trastornos alimentarios.

Además, de una muestra de 28 mil jóvenes encuestados por la AC, se encontró que 39 por ciento de los adolescentes entre 15 y 18 años presentaron conductas de riesgo que podrían llevarlos al trastorno alimentario, ya que tenían al menos 6 de 10 de los signos que se toman en cuenta para el diagnóstico.

“En términos generales estamos hablando de que 30 por ciento de los diagnósticos son de bulimia, 10 por ciento de anorexia, y 60 por ciento son considerados no específicos porque no reúnen todos los criterios”, precisó Óscar Martínez.

Por su parte, la directora de CAITAB, María Angélica Pérez García, alertó sobre nuevos fenómenos que están detectando en adolescentes, como el trastorno por atracón, donde 4 de cada 10 personas con obesidad son comedores compulsivos, y es el menos diagnosticado porque los profesionales de la salud no cuentan con la preparación para detectar que el comer en exceso se puede convertir en un trastorno que afecta la vida cotidiana.

“También estamos teniendo un fenómeno entre los jóvenes varones, la atrofia muscular por la obsesión de tener un cuerpo atlético, querer músculos es un problema que estamos teniendo; también se están presentando muchos pacientes que consumen drogas para controlar su peso, generando procesos adictivos”, precisó Pérez García.

En tanto, la representante de la Academy Eating Disorders para Hispano-Latinoamérica, Olga González Domínguez, comentó que el trastorno alimentario es un problema que se lleva a escondidas.

“Se cree que es de niñas ricas o tontas o niños superficiales y no es así. Es un trastorno con orígenes mentales, neurológicos, biológicos, genéticos, socio-ambientales”.

En el mundo se diagnostica a un paciente con trastorno alimentario cada 7 minutos.


Los comentarios están cerrados.