REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- El reto de las autoridades sanitarias es evitar que se comercialicen productos médicos de baja calidad o falsificados, ya que no garantizan la calidad, seguridad y eficacia, indicó Julio Sánchez y Tépoz, titular de la Cofepris.

“Los productos médicos de calidad subestándar y falsificados son un riesgo para la salud de la población, y está en nosotros, como autoridades regulatorias, evitar a toda costa que se comercialicen en nuestros países.

“Los desafíos son significativos y podrían conducir a diversos riesgos económicos y de salud pública que impactarían negativamente en la mortalidad, morbilidad, calidad de vida, productividad de pacientes y consumidores, así como en el bienestar económico general de los países”, dijo durante su participación en el panel “El papel crítico de la regulación en el combate a productos médicos de baja calidad y falsificados”, en la 71 Asamblea Mundial de la Salud, en Ginebra, Suiza.

El funcionario señaló que las autoridades reguladoras nacionales de medicamentos requieren competencias normativas cada vez más diversas y complejas para cumplir con la seguridad y calidad de los productos médicos regulados, y con ello prevenir la entrada al mercado de productos médicos falsificados y de baja calidad.

Ante representantes de la Organización Mundial de Salud (OMS) y autoridades sanitarias de diversos países, Sánchez y Tépoz resaltó que la seguridad y calidad de los productos médicos, un mayor acceso a éstos, la transparencia y exactitud de la información en actos regulatorios, así como la adopción de metodologías oportunas basadas en evidencia para retirar productos sospechosos del mercado son fundamentales para regular eficientemente los posibles riesgos sanitarios.


Los comentarios están cerrados.