Los milagros existen… en tiempos electorales.


Deja un comentario