AUTOCELEBRADOS

Chismosos de dependencias como la secretaria de Infraestructura, donde dicen que ayer hubo “fiesta” por el día de la Santa Cruz, aseguran que al interior se notó el enorme descontento que hay de la verdadera clase trabajadora, y sus “jefes” que no hacen otra cosa más que ahondar el descontento de sus subordinados.

Y para muestra, dicen que ayer –a diferencia de lo que pasaba hace años– hubo trabajadores de la construcción que decidieron hacerse a un lado y organizar su propia fiesta, más de taquito y cerveza y música popular, pero lo más importante: lejos, lo más lejos que se pueda de la burocracia inútil.

 

DECONSTRUCCIONES

Por cierto que, a propósito del famoso Día del Constructor, como pomposamente ahora le dicen al día en que más bien los festejados son los albañiles en México, no faltó el chismoso preguntón que se cuestionara, no sin razón, ¿qué pasó de repente con la encarrerada publicidad que traían de las famosas “más de mil obras para Zacatecas”?

Claro, está la veda electoral y todo eso, pero es que ahí andaban los más diligentes lenguas largas del gobierno presumiendo y contabilizando obras, y luego hasta perdieron la cuenta, y luego vinieron los viajes a Mazatlán y a Alemania, y… ¿y las obras? A ver si un día nos avisan que ya terminaron lo que está inconcluso desde el sexenio pasado, por lo menos.

 

SACATÓN

Tal parece que cuando hay que escoger candidatos a algún puesto de elección popular, no siempre le atinan los “seleccionadores” y hay aspirantes que acaban demostrando incapacidades. Y ahí tienen por ejemplo, dicen los chismosos, a Ulises Mejía, quien solito se puso contra la pared al asegurar que tenía la solución al problema del agua en Zacatecas.

Y es que al candidato morenista se le ocurrió decir que todo se resuelve cambiando tuberías, limpiando las que hay… vamos, ¡prácticamente lo mismo que está haciendo Judit Guerrero! Ah, pero cuando le pidieron su opinión sobre el gobierno de la priísta, dijo que no opinaba porque ahorita es candidato. Se sacateó, de fea manera, y no hallaba cómo componer.

 

ESTRENANDO

Ya no hay más vacaciones de por medio, pero parece que el gobierno entero se prepara para gritar a los cuatro vientos que ¡por fin volverá a entrar en funciones el Teleférico! O al menos, dicen los chismosos que eso se pretende para este fin de semana, a como dé lugar, luego de haber hecho las pruebas pertinentes.

Claro, todo como siempre estará sujeto a los designios divinos de si llueve, hace mucho viento, no se va la luz, o cualquiera otro de los posibles factores que les jueguen en contra. Y ahora, a esperar ver cómo le hacen para volver a posicionar el “nuevo” teleférico entre los turistas, y ver qué tanto lo logran.


Los comentarios están cerrados.