Agencia Reforma / ntrzacatecas.com
Agencia Reforma / ntrzacatecas.com

Semanas antes de la revolución juvenil de 2011 en Egipto, el oficial Noredine (Fares Fares) investiga el asesinato de la famosa cantante Lalena, sin saber que se verá inmiscuido en una trama llena de corrupción y tráfico de influencias.

 

Esa es la historia de Crimen en El Cairo (The Nile Hilton Incident), el filme del director Tarik Saleh que estrena hoy en México.

 

“Me inspiré en el asesinato de la cantante libanesa Suzanne Tamim. Un magnate egipcio de los negocios fue acusado de matarla, en ese tiempo él construía una ciudad en El Cairo llamada ‘Madinaty’, que se traduce ‘Mi Ciudad’.

 

“Era el mejor amigo de Hosni Mubarak (el Presidente de Egipto) y tenía inmunidad judicial, así que la gente se sorprendió al verlo ir a juicio”, compartió Saleh en entrevista vía correo electrónico.

 

Filmada en Casablanca, Marruecos, la película obtuvo este año en el Festival de Sundance el Gran Premio del Jurado en la sección World Cinema Dramatic, precisamente por retratar las telarañas de la corrupción.

 

“Creo que la corrupción existe en todos lados, ahora estamos presenciando la implosión total de la Academia sueca (que entrega el Premio Nobel). Entonces, incluso en un país donde un primer ministro será despedido por comprar una barra de chocolate, debe haber crímenes más graves para salirse con la suya”, añadió el director sueco de origen egipcio.

 

Sin embargo, el cineasta no quería emitir un juicio sobre la corrupción, sino simplemente reflejarla en una sociedad cualquiera.

 

“Hice mucha investigación acerca de cómo funciona la corrupción.

 

Pero no quería hacer juicios, veo cómo la corrupción es un sistema que realmente funciona cuando todos los demás sistemas han fallado”, sostuvo.


Los comentarios están cerrados.