ALEXA CARRILLO | NTRZACATECAS.COM
ALEXA CARRILLO | NTRZACATECAS.COM

Bajas frecuencias
Una obra de 11 piezas de gran formato, con técnica al óleo, se hace presente en las instalaciones del Tecnológico Superior de Fresnillo, institución preocupada por la preparación integral de sus alumnos. Es del artista plástico Rogelio Aguilar (Bose), quien creó una conexión con las bajas frecuencias del Universo: “Y qué mayor experiencia, si lo comparto con maestros y alumnos de la institución”.

Rogelio Aguilar es docente de la institución y encargado del taller Arte Total, donde comparte con sus alumnos su talento, creatividad, técnicas y herramientas sobre lo que ha aprendido en base a sus conocimientos y experiencias.

“Quiero mostrar a los alumnos otras herramientas para que lo complementen con sus licenciaturas; no sólo que lo conozcan, si no que lo sepan utilizar, incentivar el arte y los alumnos aprendan cómo expresarlo. Actualmente sobresalen los alumnos que son propositivos y que adquieren herramientas”.

El arte abre las puertas de la universidad para convertirse en un foro cultural, aseveró el artista, sobre todo para cubrir la necesidad de espacios culturales que den a conocer el talento de los artistas jóvenes fresnillenses, como es el caso de Jorge Luis, alumno avanzado del taller Arte Total que expuso tres dibujos en conjunto con la exposición del maestro.

Esta actividad no sólo es para impulsar a los alumnos, también es para que se den a conocer otros artistas locales y de otras regiones del país, que mantienen una propuesta creativa, sobre todo los jóvenes, ya que el maestro reconoció que estos hacen presencia en el mundo actual por medio de las artes. “También artistas de otros países y de otras regiones recibirán la invitación para que sean partícipes de la expresión cultural en las instalaciones de la universidad”.

Las universidades son promotoras de arte, en todos los sentidos, como las Bajas frecuencias de la obra, exposición que tuvo oportunidad de presentarse en Zacatecas. Cada obra representa la comunicación del ser humano con cualquier contexto que le rodea, y éste en conjunto, lo que llamamos Universo.

“La comunicación entre el ser humano y los seres vivos, los planetas, etcétera, que hace firmar un compromiso con el ambiente y con el entorno, la comunicación en bajas frecuencias es así como el medio y los seres vivos se comunican y siempre nos hablan de lo que necesitan”.

En las relaciones interpersonales, las amistades que con una simple mirada han comunicado todo, entre familiares, así como entre un hombre y una mujer, comunicación en bajas frecuencias es lo que expresa esta obra que también busca la fraternidad y la conciencia.

En la exposición existe la obra de un hombre con unos audífonos en medio del océano, explicó Aguilar: “no se sabe si peligra o no, sin embargo a un costado de él está un perro, esto en su conjugación, todo pues, el hombre al estar con los ojos cerrados escuchando música conecta con la vibración de la música que trasmite tranquilidad dependiendo de lo que escucha, aunque está en medio del océano y no se sabe si está peligrando o no y la conexión con el animal crea más serenidad en la persona y esto es parte de la comunicación”.

Rogelio además hace parte a su familia de su obra, integrando a su hijo Astros; “ya no sólo la conexión es con el planeta sino con el Universo”. De esta pieza expresó ser su amuleto: “mi experiencia como artista zacatecano es la aceptación de la mayoría de las personas a cualquier lugar donde participo y creo que yo no soy la excepción sino también mis colegas han tenido esta experiencia y no sólo a nivel nacional sino internacional.

Este trabajo es como estar enjaulado, pero es estar prisionero de tu propia creación, de lo que quieres transmitir, ya sea así dos horas o toda la madrugada, cuando se muestra la obra que tomó largas horas, trabajo y esfuerzo, te das cuenta que todo vale la pena, que el arte vale la pena, en cualquier expresión artística”.

*Periodista. El Diario NTR


Los comentarios están cerrados.