ARRANCAN

Con eso de que hay quien insiste en que para las campañas les dieron muy poquito dinero (sí Chucha, cómo no…), ayer el arranque de los que buscan la presidencia municipal en la capital hicieron sendos mítines y, según los mirones chismosos, se notó claramente de qué lado masca la iguana.

Y ha de ser una iguana Verde, dicen, pues el mítin en Plaza de Armas dicen que llenó más que el de los morenos en la plazuela Miguel Auza, y el de la mezcla de agua y aceite de Por Zacatecas al Frente, en los límites de Zacatecas y Guadalupe. ¿Y el arranque del PRI? Dicen que lo destacable fue… que no estuvo el primer priísta del estado, el góber Tello. ¡Qué respetuoso! Ajá.

 

DESMAÑANADOS

Acostumbrados –como dicen que tienen a los seguidores de varios monreales– a no levantarse temprano porque el candidato siempre llegaba tarde, dicen que el “efecto David” alcanzó a su hermanito Saúl en Fresnillo, y su arranque de campaña (¡con peregrinación a las 6 de la mañana!) resultó un fiasco.

Cuentan las malas lenguas que tuvo bien poquita gente, pero eso sí, bien creyente. Tan creyente, que al parecer a todos se les afigura que con la visita al Santo Niño de Atocha ya se echaron la elección en la bolsa… y Benjamín Medrano no está tan seguro de eso. ¿Pues a quién le irá a rezar?

 

DOBLETE

El que sí se voló la barda en cuanto a los arranques de campaña, dicen los mirones chismosos, fue Osvaldo Ávila Tiscareño, mejor conocido como El Antorcho, pues en el arranque de campaña de Enrique Flores Mendoza para reelegirse (y él también), quiso agandallar presencia pues… ¡apareció doble en el escenario del mítin!

Sí, y no es que la gente que lo veía estuviera haciendo bizcos, sino que se le ocurrió llevar una botarga i-gua-li-ta a su persona. Según cuentan, ese fue su lado chistoso en público, pues en privado –aseguran– se encargó de boicotear el acarreo de personas de la colonia Limantur… al mítin del Partido Verde. Ya empezaron las patadas bajo la mesa.

 

OLVIDADOS

Algunos usuarios de la alberca olímpica de Guadalupe están un tanto extrañados, pues se enteraron de que por “órdenes superiores” ahora tooodos los que ahí practican la natación habrán de hacerse exámenes médicos completos, e incluso pagar una cuota de recuperación cuando les toque prueba de glucosa, por ejemplo.

Más de tres de esos usuarios chismosos piensan mal –y seguramente le acertarán– y creen que tanto el Patas Adolfo Márquez Vera en el Incufidez, como el presidente municipal de Guadalupe (a cuyo cargo está la alberca), no le están inyectando recursos. Y sospechan que se los están inyectando… ¡a las campañas! ¿Será?

 


Los comentarios están cerrados.