Nadie parece llevar el timón del barco, pero ya se culpan del posible hundimiento.


Nuestros lectores comentan