Entre los políticos repudiados y los venerados se pueden encontrar las mayores desgracias.


Deja un comentario