ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Los mexicanos supusimos que las candidaturas independientes traerían consigo un viento de renovación en la política. Toda clase de vientos trajeron, menos el del cambio

 

“Vamos a hablar hoy de esa partecita que tienen las mujeres y que las mete en tantos problemas”. Así dijo en su clase el profesor de Anatomía. Las alumnas se inquietaron; los alumnos aumentaron su atención. Y precisó el maestro: “Me refiero, claro, a la lengua”. Don Gerontino, señor de 80 años, le comentó a su mujer, doña Pasita: “Creo que Diosito se equivocó en algo”. Ella se sorprendió. “¿Por qué dices semejante cosa?”. Manifestó don Gerontino: “Nos hace tener bebés cuando somos jóvenes. Deberíamos tenerlos a nuestra edad, cuando de cualquier modo tenemos que levantarnos tres o cuatro veces durante la noche”. En el zoológico el guía les habló a las señoras acerca del avestruz. Les informó: “No ve casi nada, y se traga todo”. “¡Mira! –exclamó divertida una de ellas–. ¡Exactamente igual que mi marido!”. Don Poseidón, granjero acomodado, fue a la ciudad a consultar a un médico, pues con frecuencia tenía calenturas (de las malas). A su regreso le contó a su mujer: “El doctor me recetó unas cosas que se llaman supositorios. Le pregunté donde debía ponérmelos. Y yo creo que la pregunta le molestó bastante, a juzgar por la forma en que me contestó”. Pues bien: las suposiciones deberían ponerse en el mismo lugar que los supositorios. Ejercicio riesgoso es el de suponer, pues a la suposición sigue casi siempre la desilusión. “Supongo, Afrodisio, que después de haberte entregado mi virginidad nos casaremos”. “Por supuesto que sí, Lilibel. Claro, a su tiempo, y cada uno por su lado”. Los mexicanos supusimos que las candidaturas independientes traerían consigo un viento de renovación en la política. Toda clase de vientos trajeron, menos el del cambio. Supusimos también que los candidatos independientes serían la respuesta ciudadana a los vicios de la partidocracia que padecemos: el engaño y la simulación; las corruptelas; el desprecio por la ley y las instituciones. Y he aquí que para allegarse votos algunos de esos candidatos pusieron en ejercicio las mismas malas mañas que los partidos usan para allegarse votos. El ejemplo más claro de eso tan turbio lo aportó Jaime Rodríguez, el Bronco, que como supuesto precandidato independiente resultó ser el mismo fiasco que ha resultado ser como gobernador de Nuevo León. Lo sucedido es una pena, pues viene a fortalecer el sistema de partidos y a deslustrar la idea de candidaturas ciudadanas auténticas y viables. Supongamos que. No, mejor no supongamos nada. Un gatito de unos cuantos meses de nacido estaba en la puerta de su casa. Vio pasar por la calle a un gato grande, y a otro, y a otro. Todos iban en la misma dirección. A ésos siguieron tres o cuatro más. El gatito le preguntó a uno de ellos: “¿A dónde van?”. Respondió el gato: “A fornicar”. Al gatito eso de “fornicar” le sonó muy interesante, de modo que se sumó a los gatos y fue también tras ellos. No sabía lo que pasaba. Lo que pasaba era que una gata del barrio había entrado en celo, y trepada en un árbol era objeto del asedio de los inflamados morrongos, que daban vueltas y vueltas en torno del árbol esperando a ver por cuál de ellos se decidía la gata, si por el blanco, el gris, el negro, el rubio, el manchado, el leonado, el tigrado, el rayado o el mosqueado. El gatito se puso igualmente a dar vueltas alrededor del árbol con los otros, por más que ni siquiera vio a la gata, ni por su poca edad podía percibir los aromas que la micha despedía para atraer a sus galanes y con uno de ellos perpetuar la vida. Así, sin entender lo que pasaba se cansó de dar tantas vueltas y dijo finalmente: “No, esto de fornicar es muy aburrido. Daré una fornicada más y me regresaré a mi casa”. FIN.

MIRADOR

Un hombre le dijo a San Virila:

-Mi anhelo más grande es irme cuanto antes del Cielo.

Le preguntó el frailecito:

-¿Cómo vives?

Respondió el hombre:

-Tengo una casa pequeña, pero mía, y un huerto que me da flores y frutos. Tengo unos pocos libros, tan buenos que no necesito tener más. Oigo música, y a veces me atrevo a cantar las canciones de la tierra. Trabajo en lo que me gusta. Tengo amigos que son mis hermanos, y hermanos que son mis amigos. Y, sobre todo, tengo una mujer que me ama y a la que amo, e hijos y nietos que me dan su amor.

Le preguntó, extrañado, San Virila:

-¿Y entonces para qué quieres irte al Cielo?

¡Hasta mañana!…

MANGANITAS

“. Ya hay en México playas donde se practica el nudismo.”.

Esa costumbre tan rara

provoca una anomalía:

camina uno todo el día

sin ver una sola cara.


Nuestros lectores comentan

  1. caton tienes una imaginacion y un conocimiento de la politica y del buen humor admirable felicldades

  2. Excelente articulo, que buenas comparaciones con nuestra política. A mi punto de vista creo que para que las cosas cambien tanto sociedad como gobierno debemos hacer lo que nos corresponde.