REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. En días calurosos, hay quienes optan por exponerse de manera directa y continua al aire acondicionado sin sospechar los efectos que este hábito tiene a nivel de las vías respiratorias: desde una faringitis, hasta una rinitis alérgica o un sangrado nasal, plantea en entrevista el otorrinolaringólogo Juan Rosas Peña.

Habitualmente, una casa, oficina o edificio equipado con un sistema de aire acondicionado frío mantiene una temperatura continúa entre 23 y 25 grados, pero si no cuenta con un nivel de humedad que oscile entre 40 y 60 por ciento, la nariz lo resentirá, subraya el también director del Hospital General de Zona No. 47 del IMSS, en la Ciudad de México.

“Si estás expuesto a una falta de humedad y a un aire acondicionado frío constante, lo que va a pasar es que la actividad de la mucosa nasal se va a alterar.

“Por lo tanto, el escurrimiento del moco se va a disminuir también, lo que va a generar resequedad, y al tener resequedad nasal vas a formar costra. Al formar un número mayor de costra, el paciente puede estar expuesto a tener sangrado nasal o a que arda un poco la parte anterior de la nariz”, describe el especialista.

Rosas Peña explica que la exposición directa al aire acondicionado, combinada con un nivel bajo o muy alto de humedad, también puede ocasionar una faringitis, la cual se manifiesta mediante una inflamación de la faringe que puede provocar dolor de garganta, resequedad y enrojecimiento de la mucosa.

Por otro lado, advierte que un aire acondicionado puede acumular polvo o propiciar la formación de hongos, y si eres alérgico, es muy probable que desarrolles una rinitis alérgica intermitente o una exacerbación de asma.

Los ojos y la espalda también resienten la exposición constante al aire fresco, indica.

“Así como se te reseca la fosa nasal cuando te expones a un aire acondicionado directo, también los ojos sienten resequedad y mucha comezón. Ahora, si el aire acondicionado te da directamente en la espalda, te va a generar dolor y una exacerbación de las enfermedades respiratorias”, añade.

Un buen manejo del aire acondicionado te permitirá prevenir enfermedades. Por ello, Rosas Peña recomienda mantenerlo a una temperatura entre 23 y 25 grados con un nivel de humedad entre 40 y 60 por ciento.

En los coches, se recomienda mantener el aire acondicionado a una temperatura de entre 20 y 22 grados, permitiendo el flujo de humedad.

“Lo que se recomienda es que si hace mucho calor y vas en coche, bajes los vidrios, ventiles un poco el coche y luego ya prendas el aire acondicionado”, agrega.

Si lo que se desea es evitar el uso de aire acondicionado para minimizar daños a la salud, Daniel Franco Morales, director de JMATEK México, destaca que una alternativa para sustituirlos son los enfriadores de aire que utilizan agua.

Mientras el aire acondicionado funciona con gas a una temperatura que tú eliges, el enfriador arroja un aire fresco, pero no llega a ser agresivo y, por tanto, adultos mayores, niños y personas con asma pueden utilizarlo sin sufrir repercusiones a la salud, explica.

“Mi recomendación es que cuiden el aire que están respirando, que revisen que los equipos tengan un funcionamiento óptimo. A mi parecer, utilizar un sistema enfriador de aire es muchísimo mejor que un aire acondicionado porque estás hablando de un sistema de enfriamiento natural que no es agresivo y permite tener un aire fresco y limpio”, considera Franco Morales.

Ya sea que te expongas a un sistema de aire acondicionado o a un enfriador de aire, recuerda evitar la exposición directa y mantener un nivel óptimo de humedad, sugieren ambos expertos.


Nuestros lectores comentan

  1. Es conveniente tener un buen control con el aire en casa, que se tenga un cambio adecuado en el interior y obtener una aire limpio y a buena temperatura. Si hacemos en tener un aire controlada a una temperatura baja o un aire de olor alterado fuera de lo adecuado a nuestra respiración, generara mas enfermedades en el área de la respiración de nuestro cuerpo.