ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM

El gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, consideró difícil el panorama para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante las próximas elecciones en el estado, debido al hartazgo que existe en parte de la sociedad por las formas de gobierno de administraciones pasadas.

“Difíciles como todos (los demás partidos), yo creo que la gente, a final de cuentas, castiga muchos años de gobierno de un priísmo, pero también hay una parte que le reitera su confianza. Es un pronóstico reservado y no te podría decir, creo que es ambivalente, hay una zona urbana que palpo con cierta molestia, cierto rechazo, es lo que yo trato de revertir”.

Refirió que la negativa de la sociedad se debe a la corrupción que abona a la desconfianza, además de la demanda de acciones efectivas en problemáticas.

“Le reclaman a los gobiernos opacidad, falta de acción, pues yo estoy tratando de hacer lo contrario, estar muy activo, ser muy transparente y ganar su confianza. A final de cuentas, yo no puedo negar que yo llegué por un partido político, y que si como gobernante actuó bien y doy resultados, pues también puedo establecer o fincar una buena línea hacia ese partido”, sentenció.

Con respecto al ambiente electoral, Tello Cristerna dijo que en su momento se muestra tranquilo al ser un periodo de intercampañas, en el que los partidos comienzan a definir candidaturas; sin embargo, enfatizó que ha buscado, a través de la secretaria general de Gobierno, Fabiola Gilda Torres Rodríguez, la firma de un pacto de civilidad para que los partidos no se vean envueltos en “una guerra sucia”.

Aseguró que por su parte “no va a haber con elementos, y se los garantizo, un partido que pueda argumentar una intromisión de mi gobierno, quiero ser muy pulcro, muy transparente en mis acciones”.

Finalmente, sentenció que cada partido deberá buscar la confianza de la gente y la sociedad será quien tome la decisión que mejor considere.


Nuestros lectores comentan

  1. Le tocó cargar las culpas pasadas, aunque hay unas secretarías con esa misma gente,por ello la gente está enojada.