Regalito

Hasta parece hecho a propósito, pero no, es una triste coincidencia. Justo unos días después de que celebrara su matrimonio, las cifras reveladas por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, dependiente de la Cámara de Diputados federal, confirman de una vez por todas que el sexenio del gran endeudamiento para Zacatecas fue… ¡acertó, el de Miguel Alonso Reyes!

Vaya regalo de bodas para el ex góber, quien muy probablemente desestimará y dirá que son puros “dichos mala–leche”. Aunque muchos se preguntan ¿y para la boda también se habrá endeudado? O habrá echado mano de sus ahorritos… porque seguramente tiene bastantitos, producto de su administración, ¿o no?

 

Rancios

Cuentan las malas lenguas que varios candidatos del tricolor que ya se aventaron por su cuenta, bajita la mano, a acercarse a la ciudadanía en la base, se empiezan a encontrar con algunas dificultades. Sobre todo, con que las rancias y anquilosadas estructuras del “viejo PRI” ¡se enojan con ellos, como si nomás lo que ellos hacen fuera bueno!

Con semejantes actitudes, coinciden esos candidatos, van a tener que cargar toooda la campaña que se avecina, y si en el partido no se dan cuenta a tiempo de que hay que cambiar de aires y “abrirse” a las posibilidades de cada candidato en particular, seguramente estarán dándose un sonoro balazo en ambas patas.

 

Pagano

Por cierto que, hablando de estructuras, según las morenazas víboras chismosas aseveran, con la mano en el corazón, que la única estructura que está tomando en sus manos la próxima elección –al menos en Fresnillo, pero quién sabe dónde más–, es la del cachorro monrealista: la de Saúl Monreal Ávila. Y que a ninguna otra le hace caso… ni AMLO.

Para muchos, esta señal es el claro aviso de que si la elección le revienta en las manos, o no le sale lo que pretende, o simplemente si no gana, Saulito será el único e indiscutible responsable, el pagano, de la debacle morenista en Zacatecas, con todo y lo que pueda meter las manos su hermano Ricardo. A menos, claro, que otra cosa suceda…

 

Chamán

Parece que la mala suerte persigue a la Secretaría de Seguridad Pública, o quizás solamente a su titular el secretario Ismael Camberos Hernández, pues en unos cuantos días se le ha cargado una racha de hechos lamentables que, a decir de los chismosos de esa misma dependencia, hace urgente que algún brujo o chamán le haga una limpia. Con pirul macho, claro.

Y es que se le han suicidado varios reos en el Cerereso de Cieneguillas, le han brotado varios conatos de bronca ahí mismo, se le han matado elementos de la Estatal Preventiva, y siguen los dimes y diretes sobre más elementos de su corporación involucrados en actividades delictivas, aunque estén en sus horas de descanso. ¡Qué mala pata!


Los comentarios están cerrados.