REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Cd. de México.- Ingenieros egresados del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon la primera empresa mexicana que desarrolla cohetes sonda, con los que se pueden enviar cargas electrónicas a la atmósfera.

La tecnología empleada en la elaboración de estos artefactos es 100 por ciento mexicana, refirió David Gómez Herrera, uno de los socios de “Buró de Ingeniería y Diseño 360”, quien conjuntó aprendizajes adquiridos en México y Estados Unidos para desarrollar una tecnología propia.

“Lo que impulsa nuestros cohetes es prácticamente combustible a base de sólido. Un servidor, cuando estuvo ahí en Estados Unidos, tuvo la oportunidad de hacer investigación a partir de combustible”, dijo.

Detalló que los artefactos de menos de dos metros de altura, transportan cargas electrónicas a alturas de entre 5 y 10 kilómetros.

En el área del fuselaje, explicó que fueron elaborados de fibra de cartón o de vidrio; utilizan aluminio o titanio para los motores; diseñaron los sistemas de liberación del paracaídas para la recuperación de la carga útil, y el sistema electrónico es aerodinámico, ya que si la estructura no es suficientemente rígida se puede desintegrar.

En el equipo también se encuentra Jonathan Rodríguez Castillo, Ramón Córdova Muñoz y Rafael Sánchez Zamora. Ellos son egresados de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Ticomán.

Los ahora empresarios se conocieron durante el curso de sus carreras y juntos idearon esta compañía que se dedica a desarrollar principalmente este tipo de vehículos lanzadores, pero también comercializa equipos para pruebas aerodinámicas y drones.

La empresa cuenta con la división Rocketmaster, encargada de realizar esta tarea y en donde trabajan en la fabricación de cohetes con menos resistencia al viento para que caiga más rápido y la distancia de su lanzamiento sea corta.

Entre las metas enlistadas por los egresados del IPN, está el conseguir en México la validación de pruebas superiores a los 11 kilómetros de altura, para llegar así a distancias de entre 20 y 30 kilómetros.

Esto, señalaron, es una limitante, pues en el País no se cuenta con una normatividad en materia de seguridad para regular este tipo de lanzamientos. Estimaron que en cinco años puedan conseguirla.


Los comentarios están cerrados.