NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Una tarde importante se vivó este domingo en la Monumental Zacatecas, dentro de la Corrida Extraordinaria, en la que actuaron el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y Joselito Adame.

El máximo triunfo fue para el diestro hidrocálido, quien cortó las dos orejas a un gran toro de Santa Fe del Campo que mereció el arrastre lento.

Pablo Hermoso de Mendoza cosechó una oreja con el tercero de su lote.

Ajustador, de 470 kilos, fue el toro que abrió plaza, de la ganadería de San Isidro, el cual le permitió a Hermoso de Mendoza cuajar una faena de gran calidad, toreando muy templado con Berlín y haciendo gala de su clase, al llevarlo de costado en vueltas enteras.

Con Ícaro lució de gran manera con las banderillas, citando siempre de frente para batirse a pitón contrario. Culminó su labor en los lomos de Bacano, adornándose con las banderillas cortas. Errático con el rejón de muerte, fue silenciado.

Con el segundo, Platero, de 520 kilos, de Santa Fe del Campo, Joselito Adame saludó por verónicas y después se recreó con un quite por chicuelinas. Brindis al respetable para iniciar por alto su trasteo muleteril en un palmo de terreno para rematar con el de pecho.

Cambio de terrenos y en los medios plantó cara al bien presentado astado de Santa Fe del Campo, al que le instrumentó una serie con firmeza y calidad por el pitón derecho.

La segunda tanda con gusto, mando y poder, sacando el fondo de nobleza del toro y consiguiendo el lucimiento.

La firmeza también por el izquierdo donde el toro tuvo menos recorrido, regresando a la senda derechista, donde con hondura continuó instrumentando series con temple.

Hasta el final, Adame aprovechó lo que el toro tuvo; mató de estocada caída para ser aplaudido.

El tercero del festejo fue Don Chava, de 560 kilos, de la ganadería de Santoyo, para Pablo Hermoso de Mendoza, quien saludó montando a Alquimista, para colocar un rejón de castigo.

El segundo tercio lo inició con Disparate, una de las estrellas de su cuadra, intentando así llamar la atención de un toro distraído, sin fijeza, que le obligó a torearlo por dentro, llegándole mucho.

La fórmula rindió frutos y logró que el toro fuera a más, y después de la primera banderilla consiguió llevarlo templado, recreándose con la suerte de su creación, La Hermosina, para continuar con la segunda banderilla.

Deco fue el binomio para que Hermoso de Mendoza siguiera aderezando su labor, en la que siempre mostró su sitio y oficio.

Con Guiato puso el colofón, colocando banderillas cortas en la suerte del carrusel. Mató al tercer viaje para dividir opiniones.

Escultor, de 515 kilos, fue el cuarto del festejo y segundo del lote de Joselito Adame, quien saludó con larga cambiada de rodillas para después torear con lances a pies juntos, creándose también por verónicas en las que jugó bien los brazos.

Realizó vibrantes zapopinas en el quite y brindó al pintor Alfonso López Monreal para después hacer una faena con clase, inventiva y gran fondo ante la calidad que tuvo el de Santa Fe del Campo.

Series por ambos pitones, dejando la naturalidad de su toreo en una faena que fue cobrando forma y fondo.

La muleta baja con los vuelos y un toro que humillaba; el toreo en redondo, deletreados. Gran estocada para cortar dos orejas y el toro merecer el arrastre lento.

Con Escamol, de 523 kilos, de la ganadería de Villa Carmela, Pablo Hermoso de Mendoza firmó los mejores momentos con Disparate, colocando dos banderillas y buscando la acometida del toro que le costó trabajo embestir, quedándose parado.

Montó a Donatelli, un tordillo rodado con el que tuvo destellos de mucha calidad, consiguiendo el lucimiento a base del esfuerzo.

Ante un toro prácticamente parado, Hermoso apostó por todo y con Bacano colocó tres rosas y después con gran verdad se adornó con las banderillas a dos manos.

Certero con el rejón de muerte, consiguió cortar una oreja.

Joroguito, de 550 kilos, fue el cierra plaza de Santa Fe, del Campo, con el que Adame estuvo breve con el capote.

Una gran vara dejó el picador César Morales, ante un toro que duró poco en la muleta y que además tuvo menos recorrido. Empeño por parte del torero hidrocálido, quien estuvo ahí para extraer muletazos de valía.

FICHA
Corrida Extraordinaria en la Monumental Zacatecas. Tarde agradable ante más de media entrada, toros de San Isidro, Santoyo y Montecristo para rejones, de poco juego.
Tres toros de Santa Fe del Campo, bien presentados y de buen juego en su conjunto, destacando el cuarto de arrastre lento.

Pablo Hermoso de Mendoza, silencio, división de opiniones y oreja. Joselito Adame, palmas, oreja y silencio. Destacaron los picadores Salomón Azpeitia y César Morales.

Incidencias: Posterior al paseíllo se rindieron Honores a la Bandera y se tributó un minuto de aplausos en memoria del rejoneador y ganadero Jorge Hernández Andrés.

Joselito Adame y el banderillero en retiro, Héctor Rojas, entregaron un reconocimiento al doctor Raúl Cabral Soto, así como al cuerpo médico de la Monumental Zacatecas, por la atención brindada a Rojas en la cornada sufrida en esta plaza en 2014.


Los comentarios están cerrados.