FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

LOS FAMOSOS CHAPULINES

 

No, no se trata de un grupo de música pop o rock alternativo. Nos referimos a aquellos comprometidos ciudadanos que, por necesidades propias de su bolsillo, han decidido cambiar de partido para seguir con su carrera política, y no tener la necesidad de trabajar o ganar el salario mínimo –fuchi–. Se aplica este término por la capacidad de nuestros exquisitos políticos para saltar de un partido a otro con extrema agilidad (en comparación a los insectos ortópteros nativos de nuestro país, llamados así: Chapulín).

Según algunos historiadores poco reconocidos en la academia, el famoso Cerro de Chapultepec (Cerro de los Chapulines) fue bautizado así, cuando bajo el reinado de Ahuízotl, uno de los principales contendientes del monarca, se cambió al bando tlaxcalteca. Y fue, precisamente en dicho cerro, donde emitió el Plan del Chapulín para rebelarse contra el monarca. Los aduladores de Ahuízotl inmediatamente comenzaron a llamar a todos los que brincaban a otro bando chapolín. Los chapulines son parte de nuestra historia. Mucho se ha escrito sobre de ellos, ya sea porque amanecen liberales y se acuestan conservadores, porque ayer estaban en la izquierda y hoy en la derecha –pues no son capaces de resistir nombramientos de delegados federales, secretarios de estado, consejeros del INE o magistrados del Tribunal Electoral–.

Vean el caso de Ignacio Comonfort quien después de haber jurado la Constitución de 1857, meses después la desconoció con el Plan de Tacubaya. O el caso de Don Cuauhtémoc Calderón   quien ha pasado de los conservadores a los liberales, después se hizo ecologista, luego morenista y ahora quien sabe qué, más lo que se acumule, pero siempre en beneficio de la prole.

Pero si la sociedad ha evolucionado, el término también. Hoy día no sólo se aplica el mote de chapulín a quien cambia de partido, sino también a aquella clase de servidores públicos que sin terminar su mandato buscan desesperadamente otro, o sea diputados locales que quieren ser diputados federales o presidentes municipales que quieren ser diputados locales, etcétera.

En su libro de próxima aparición, El arte de ser un chapulín o Cómo vivir del hueso sin ruborizarse, el célebre politólogo mexicano José Narro Céspedes (destacado agrarista mexicano), hace un recuento de las condiciones en las que un político debe de abandonar el barco y brincar a otro. Dice el autor: “Ser chapulín no es sencillo. Es un arte cambiar de ideología y convencer a todo el mundo que no buscas un beneficio personal. Se debe ser fino y totalmente Palacio, tener el valor de dejar el traje Calvin Klein en el closet y ponerte un pantalón de mezclilla y una camisa Milano, para demostrar a la prole que eres uno de ellos, que estás comprometido con sus necesidades”. ¡¡Sencillísimo!!

Y sigue el prócer de la Teoría Política: “La historia de todas las sociedades hasta hoy en día y, particularmente la mexicana, no es sino la historia del chapulineo político. Priístas, panistas, perredistas, petistas, morenistas y toda la gama de istas, han brincado de un partido a otro. Yo soy el mejor ejemplo. Se me puede caer el sistema, pero no la quincena. Pero hasta hoy en día, ni mi pobre psicólogo ha podido comprender la necesidad que tenemos los políticos por seguir en el candelero. Todo político que se precie de serlo está obligado a cambiar de aires cuando la chequera comienza a adelgazar. Y os digo rotundamente: no vivir del presupuesto, es vivir en el horror”.

Con tan sabias palabras, es justo reconocer en nuestros polifacéticos políticos, el esfuerzo enorme que hacen porque nos traguemos la misma medicina cada tres años. Salud.  ¡YO CAMBIO DE PARTIDO, PERO NO DE CALZONES!

 


Nuestros lectores comentan

  1. Diogenes el cinico.- otra vez.

    entonces haga patria con honor, mate a un chapulín mosquero trinquetero, torero y sofista tenga la plena seguridad de que se lo agradecerá la funeraria porque se le acabaran las cajas y los cajones conste dije cajones no coj……punto.

  2. JAJAJAJA NO EN VANO AL AL PRI AHORA SE LE CONOCE COMO EL PRIAN, EL PAN INDISTINTAMENTE PRIAN O BOLILLO Y MAS RECIENTEMENTE, MORENA YA SE LE CONOCER A COMO PRIETA