Alberto Chiu
Alberto Chiu

En los asuntos de seguridad, y hablando de las corporaciones de seguridad, casi siempre se menciona que el eslabón más débil en las estructuras policiacas es el que conforman las policías municipales, siempre expuestas ya sea a la coerción de los grupos de la delincuencia organizada, o a los errores por su falta de capacitación, entrenamiento, conocimientos o vocación de servicio.

Sin embargo, el más reciente estudio de la asociación civil Alto al Secuestro, dirigida por Isabel Miranda de Wallace, nos revela otro eslabón que me parece todavía más débil y muchísimo más preocupante, como para que los gobiernos (de todos los niveles, en todas las entidades del país y en la federación) pusieran urgente e inmediatamente manos a la obra: cada vez más jóvenes, menores de edad, están siendo detectados en las bandas delincuenciales que perpetran uno de los actos más deleznables contra la sociedad: el secuestro.

Según el estudio de esta organización, nuestra entidad es uno de los cinco estados donde, tal como lo registran las cifras de las autoridades, hay más participación de menores de edad en las bandas de secuestradores. Y no importa que sean de 17 años, el hecho es que son menores y su participación va en aumento, y que nos compara directamente con otros estados como Tamaulipas, Guerrero, Durango y el Estado de México. Nada qué presumir.

En los últimos cinco años, al menos 40 chavales que no habían alcanzado la mayoría legal de edad fueron detenidos por haber privado de la libertad a muchas víctimas, ilegalmente, ya sea metidos de lleno en células delincuenciales del crimen organizado o en bandas dedicadas específicamente al secuestro, y fueron sujetos a proceso… como menores de edad, claro está.

Y ahí se ha abierto nuevamente el aparentemente eterno dilema sobre la modificación o reducción de la edad penal, y sobre la conciencia que estos jóvenes tienen acerca de sus actos, y sobre la severidad de las penas y reclusiones en los centros de atención para menores, y sobre si sería posible o hasta necesario volver a evaluarlos judicialmente cuando cumplan la mayoría de edad… etcétera.

Son los jóvenes, los más pequeños de nuestra sociedad en general, sin duda, el eslabón que se revela como el más débil ante las condiciones en que muchos de ellos hacen su vida, ya sea provenientes de familias desintegradas, o que viven en situación de pobreza o miseria, o que simplemente están permanentemente expuestos al contacto con agentes delincuenciales que les atraen a las filas del crimen. Las causas pueden ser muchas y muy variadas, y seguramente también habrá los casos en que, a pesar de provenir de familias que no tienen esas necesidades, algunos jóvenes se dediquen a delinquir por el más simple y llano motivo de hacerse de dinero fácil, sin importarles ni la ley ni las consecuencias de sus actos. Los hay.

Por ello, me parece insoslayable que todas la autoridades civiles establezcan urgentemente una política integral de atención a la niñez y a la juventud, tanto en el ámbito educativo como en el de la salud, y de apoyo a las familias en situación de marginación y pobreza, y de impulso al desarrollo económico… estrategias que, aunque algunas ya existen, visualicen no sólo los apoyos que se les entregan a las familias, sino el efecto que dichos apoyos e incentivos tienen en los hijos de esas familias, y darles un seguimiento cercano, y orientarles en conjunto con la sociedad que también debe participar.

¿Sería ilusorio pensar en una gran cruzada por la sanidad mental y social de los más pequeños de nuestro conglomerado? Sí, requeriría no sólo de la autoridad civil, sino del esfuerzo conjunto de la sociedad, y de que todos hiciéramos conciencia de que cada vez que cerramos los ojos a las necesidades de esos pequeños, los cerramos también a lo que harán más delante con sus vidas, y creo que no podemos permitírnoslo, a menos que estemos conformes con dejarlos a la deriva.


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    DON BETO: SERÍA BUENO, EN SERIO, Y CON RESPETO A LA VERDAD, QUE LA DECLARACIÓN DEL SR. SECRETARIO DE TURISMO DON ENRIQUE DE LA MADRID (MIS RECONOCIMIENTOS PARA ÉL), SOBRE LA PRODUCCIÓN, COMERCIALIZACIÓN Y CONSUMO DE MARIGUANA EN BAJA CALIFORNIA Y CANCÚN SE HICIERA EXTENSIVA A TODO EL PAÍS. PORQUÉ NO EXPLORARLO EN ZACATECAS CON EL SECTOR ECONÓMICO, AGRÍCOLA Y ACADÉMICO, COMO EL ABOGADO AQUILES NAVARRO (QUIEN HA ESTUDIADO A FONDO EL TEMA) Y DE LOS SECTORES DE LA SOCIEDAD? MUCHO SE TRANQUILIZARÍAN LA SOCIEDAD EL GOBIERNO. EN LOS OCHENTAS SE PRODUCÍA A LA LUZ DE TODOS ESE CULTIVO PARA EXPORTACIÓN, EN VILLA DE COS SOBRE TODO; Y AHI ERAN PEONES MUCHOS JÓVENES; Y NUNCA PASÓ NADA GRAVE. ADEMÁS TENÍAN TRABAJO. DE OTRA FORMA LA ESPIRAL IRÁ EN ASCENSO CON OTRAS SECUELAS COLATRALES MÁS GRAVES TODAVÍA. LA CUESTIÓN ES DESPOJARNOS DE HIPOCRESÍAS, MIEDOS, Y ENTRARLE CON LA MAYOR RESPONSABILIDAD EN BIEN DE LA SOCIEDAD. EL MERCADO DESDE LUEGO EXISTE CON DIVERSOS ESTADOS DEL PAÍS DEL NORTE QUE HAN INCREMENTADO SUS BENEFICIOS ECONÓMICOS, UNA VEZ LEGALIZADA LA SITUACIÓN AL RESPECTO. ADEMÁS, ESTARÍAMOS HABLANDO DEL INGRESO IMPORTANTE DE DIVISAS. AUNQUE LO MÁS VALIOSO ES NUESTRA SOCIEDAD. Y LO QUE MÁS NOS PREOCUPA DE ELLA: SUS JÓVENES.

    Responder
  2. José Escobedo Domínguez

    LA TRANQUILIDAD DE LA SOCIEDAD, EL GOBIERNO ESTATAL Y FEDERAL, EN ESE ORDEN SON EL PROPÓSITO. EN LOS OCHENTAS HUBO ACUERDOS CON ESTADOS UNIDOS. POR CONVENIENCIA PARA ELLOS. AHORA, ¿QUÉ NO SE PUEDEN LOGRAR NUEVOS ACUERDOS POR LA CONVENIENCIA DE LOS NUESTROS?…ACASO HASTA EN ESO TENEMOS QUE SER SU TRASPATIO? ESTE TEMA ES SERIO. NO HAY QUE PERSIGNARSE ANTE SU PRESENCIA.

    Responder
  3. DEFINITIVAMENTE HASTA QUE LEO UN COMENTARIO COHERENTE, QUE NO SOLO SE TRATA DE HABLAR MAL Y TIRARLE AL GOBIERNO, PERO TAMBIÉN ES IMPORTANTE QUE LOS PADRES TOMEN CONCIENCIA Y PONGAN MÁS ATENCIÓN A SUS HIJOS, SOLO SOLO QUEJARSE Y QUEJARSE DEL GOBIERNO, PONERSE LAS PILAS Y ESTAR AL PENDIENTE DE ELLOS Y NO SOLO LIMITARSE Y ESPERAR QUE EL GOBIERNO SE ENCARGUE DE ALGO QUE ES RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES, POR QUE AHORA RESULTA QUE SI LOS JÓVENES CONSUMEN DROGAS ES GRACIAS A QUE EL GOBIERNO LES DA DINERO, QUIENES LES DAN DINERO SON LOS PADRES SIN VER O PREOCUPARSE EN QUE LO GASTARÁN

    Responder

Deja un comentario