Al gobernador en turno o le faltan asesores o le sobran las barbaridades.


Nuestros lectores comentan