FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

ESPECTÁCULOS, PREMIOS Y NEGOCIO

 

Cada inicio de año, la televisión ofrece la transmisión de diferentes chous, relacionados con el cine, la música, el deporte o la misma telera. Todos ellos en vivo y directo desde los Estados Unidos de Trump. Y como para eso no existe muro (ni creo que existirá), pues no nos queda más remedio que ver, analizar y comentar lo último de la moda proveniente del país del hot-dog y la Coca-Cola.

En días pasados se entregaron premios a lo mejor de la tele y el cine, los mentados Golden Goble Awards (que se entregan desde 1944), reconocimientos que otorga la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood a los mejorcito del cine y la televisión. En esta ocasión fueron muchos los ganadores, destacando el mexicano Guillermo del Toro por su película The Shape of Water (que la neta no me pareció la gran cosa dicha cinta, pero pues ganó como mejor director). Gary Oldman obtuvo el premio por mejor actuación por su interpretación de Winston Churchill en la cinta Darkest Hour (que, en lo particular, aplaudí).

Posteriormente, se entregaron los llamados Screen Actor Guild Awards, que entrega el sindicato de actores desde 1995. Nuevamente los mismos ganadores del Golden Globe repitieron, para dar línea de lo que será el Oscar 2018. La serie de HBO Big Little Lies, se alzó con el triunfo gracias a una historia interesante y a las actuaciones de sus protagonistas (se las recomiendo raza). Y, por supuesto, Frances McDormand y Sam Rockwell levantaron su premio por las excelentes actuaciones que nos brindaron en la película Three Billboards Outside Ebbing, Missouri.

Es obvio que ganan sólo aquellas películas o serie de televisión políticamente correctas que no van más allá de la simple denuncia, en ocasiones con buena fotografía o música, pero hasta ahí. Lo que llama la atención son los atuendos de los “pobres artistas”: Versace, Armani, Chanel, Dolce & Gabbana, Stella McCartey, etc. Cual maniquís se pasean por la alfombra roja mostrando las mejores garras de diseñadores exclusivos, no aptos para la perrada. Ninguno viste en Milano o Parisina carnalitos. ¡Qué horror!

Y aún falta la entrega del Oscar, donde muchos mexicanos (me imagino) le echan porras a Guillermo del Toro para que se alce con su trofeo como mejor director, aunque creo que su película no triunfará como la mejor. La neta, este año hay películas de malas a regulares, ninguna significativa que aporte algo mágico al cine. Pero es lo que hay y punto. Falta ver si las poderosas rucas de Hollywood seguirán con su campaña de linchamiento contra algunos varones cachondos (por lo pronto James Franco no pasó la catafixia, por las acusaciones de acoso sexual que le han echado encima).

 


Los comentarios están cerrados.