Jenny González Arenas
Jenny González Arenas

No podemos negar que Zacatecas es una de las entidades federativas de mayor marginación, además de ser la que tiene mayor índice de migración, pero una cosa es ser pobre y otra muy distinta vivir en la ilegalidad.

Recientemente se habla del “censo” que hará el Gobierno del Estado para conocer la información de los autos extranjeros que circulan en el territorio de la Entidad, dicha medida surge, dice el gobierno, de que muchos de los delitos se cometen en esas unidades.

Se han llevado a cabo varios intentos por controlar los vehículos extranjeros que circulan en la entidad, ninguno ha tenido éxito, tenemos serias dudas de que este censo llegue a funcionar.

No se trata de ser negativos, ni de menospreciar los esfuerzos del Estado por obtener información, pero en este tema se requiere, tanto la voluntad de los propietarios de estos automóviles como de la autoridad para hacer su trabajo.

En primer lugar, es inconcebible cómo el gobierno toma medidas que fomentan la ilegalidad, premiando a los que violentan la ley y castigando a quienes la respetan, porque en Zacatecas es más caro tener un automóvil nacional, en regla, pagar tenencias y todos los permisos correspondientes, y aquellos propietarios de autos chocolates no pagan ningún impuesto ni multas ni se hacer responsables de los accidentes que provocan porque bien saben que la autoridad no quiere hacerles nada.

Y sí, se trata de querer, no de poder, porque en reiteradas ocasiones somos  testigos de cómo los conductores de este tipo de vehículos conducen en estado de ebriedad y/o violentando las normas de tránsito y todavía se burlan diciendo que a ellos no les pueden hacer nada, mientras que una persona que tiene su vehículo en regla es víctima, inclusive de los abusos de la autoridad porque saben que es un contribuyente cautivo, que pagará multas e infracciones y todo lo que a la autoridad se le ocurra simplemente por ser respetuoso de la norma y no comprar vehículos extranjeros.

El Estado, en esta ocasión, cobra más impuestos a aquellas personas que tienen varios vehículos porque presume que se dedica a alguna actividad empresarial, sin importarle si el vehículo está destinado a uso particular o es de uso de la empresa, siendo que no se tiene que diferenciar el impuesto acorde al uso de los bienes.

Con estas medidas, que premian la ilegalidad y castigan la legalidad, pareciera que es el mismo gobierno quien está fomentando que la ciudadanía actúe en contra de la ley, es el gobierno quien vulnera el Estado de Derecho, son los agentes del Estado los que se niegan a hacer su función y propiciar, fomentar el respeto a la norma.

Muchos agentes de tránsito, encontrándose en el lugar de los hechos, han dicho no pueden hacer nada, sugieren al ciudadano no hacer corajes y no pelear, porque finalmente, nada se puede hacer contra un conductor de un auto chocolate.

La Procuraduría se niega a levantar denuncias en contra de estos vehículos porque no pretenden investigar y mucho menos desgastarse, aunque le lleve los datos del conductor de vehículo, porque, según ellos, nada pueden hacer, inclusive las aseguradoras prefieren no desgastarse ante la apatía de las autoridades cuando ocurre un incidente donde estén involucrados estos vehículos.

En pocas palabras, el ciudadano que trata, en la medida de sus posibilidades vivir en la legalidad, respetar las normas, pagar sus impuestos, no cometer infracciones de tránsito, se ve doblemente victimizado cuando tiene un percance con el propietario de un auto chocolate, porque ni va a lograr la reparación del daño que le fue causado  y las autoridades tampoco lo van a ayudar, al contrario, les dará risa y le dirán que nada se puede hacer.


Nuestros lectores comentan

  1. Diogenes el cinico.- otra vez.

    Si quieres ver la radiografía del gobierno en turno de como se comporta ante los criminales y los fuera de la ley, son los autos ilegales circulando sin control y solamente sucede en el estado de Zacatecas, ya fuera del estado son motivo de sanción, entonces quien o quienes los toleran son los gobernantes porque reciben grandes tajadas de dinero solo por ese hecho, uno de los lugares mas atestados es Fresnillo, tienen hasta tianguis de venta al aire libre, negocio muy lucrativo, ahora bien, quienes adquieren esos vehículos son gente altamente irresponsable y timadora, (nada tiene que ver que son de escasos recursos) ni siquiera los compran en regla para legalizarlos, en su mayoría les falta el “pedimento” que es el verdadero documento de respaldar una compra-venta en conjunto con la factura, las leyes son para que se respeten, por lo tanto DEBE ESTAR PROHIBIDO que un vehículo sin documentos CIRCULE LIBREMENTE, ahora bien quien lo está utilizando invariablemente tiene que traer LICENCIA DE MANEJO VIGENTE, entonces es doble delito quien no porte documento de vehículo y licencia, motivo para recoger el vehículo y multa a la persona que lo trae en el momento de su verificación. debe realizarse una “purga total” con aquellos que anden circulando por todo el estado y la licencia vehicular seria el arma para comprobar cualquier situación, son dos cosas distintas para una sola causa.

  2. Es verdad, este censo además provocara la simulación de los dueños de que los vehículos ya son “legales” por haber dado datos, motivando al mercado de compra-venta a incrementar sus precios y a introducir más vehículos.
    Este censo está destinado al fracaso, sería tanto como hacer un censo al crimen organizado y a los delincuentes que los usan, solo es simulación.