Nada como la falta de oficio para estropear lo bueno que cuenta mucho.


Los comentarios están cerrados.