REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Para evitar riesgos en los aeropuertos operados por la compañía, la empresa Aena, gestora de algunas de las terminales aéreas más importantes de España, como la Adolfo Suárez-Madrid o El Prat, en Barcelona, ha prohibido a sus empleados alimentar a los animales abandonados en sus instalaciones.

De acuerdo con las nuevas Normativas de Seguridad en Plataforma, publicadas por la empresa el pasado 8 de enero, los trabajadores que alimenten a las colonias de felinos abandonados, ubicadas dentro de las instalaciones aeroportuarias, podrán ser objeto de sanciones por parte de la gestora, que opera 46 aeropuertos en territorio español.

La medida ha levantado polémica entre la opinión pública ibérica, pues se produce a pocos días que el Congreso de los Diputados aprobara una serie de normas que catalogan a los animales como seres vivos con sensibilidad, lo que les confiere ciertos derechos.

“Que los animales son un peligro y no deben estar en el recinto aeroportuario no es algo que nadie ponga en duda. Es un peligro para aeronaves, personas y por descontado para ellos mismos. Pero cuando esos animales están ya asentados, o llegan y no se controlan como se debería, no se puede sacar una nueva Normativa de Seguridad de Plataforma que impida alimentarles, porque eso está tipificado por ley como maltrato animal”, argumentó la Central Sindical Independiente y de Funcionarios del Aeropuerto de Madrid donde, según un censo de la propia asociación, hay unos 400 gatos.

“Hay que tener en cuenta que la mayoría de los animales que habitan o entran en el recinto aeroportuario son perdidos por los pasajeros a la hora de coger un vuelo debido a un transportín roto o mal anclado, o abandonados por estos mismos pasajeros o incluso por trabajadores del mismo aeropuerto”, destaca la organización en un comunicado de prensa.

La organización Gestión Felina Aeroportuaria Madrid (GFAM) lanzó una petición en la plataforma Change.org, en la que se le sugiere a la empresa que opte por soluciones distintas.

“La Protectora sin ánimo de lucro GFAM, formada por trabajadores del Aeropuerto de Barajas, lleva años gestionando las Colonias Felinas según estos protocolos de Madrid Salud y aplicando CES -Capturar, Esterilizar y Soltar-, y reubicando gatos de zonas conflictivas a zonas de la periferia del recinto aeroportuario donde no puedan causar ningún problema. También han sacado decenas de gatos para adopción o acogidas”, señala en la petición, que ha logrado recaudar cerca de 106 mil firmas.


Los comentarios están cerrados.