*Pedro de León Mojarro
*Pedro de León Mojarro

Ante los hechos de violencia suscitados entre los simpatizantes de los precandidatos de MORENA y del PRD al gobierno de la Ciudad de México, el lunes pasado se firmó un Pacto de Civilidad.

La convocatoria la hizo el gobierno de la Ciudad de México, con la finalidad de tener un proceso electoral pacífico y cordial. El pacto lo firmaron los partidos que conforman las coaliciones electorales “Meade ciudadano por México” y “Por México al Frente”, además del partido Humanista. Lamentablemente los partidos que conforman la coalición “Juntos haremos historia”, decidieron no firmar.

El Pacto de Civilidad que está conformado por 8 puntos, dice, en síntesis, que:

Los espacios públicos serán usados equitativamente entre los partidos políticos locales, además de que tendrán que dar aviso con un mínimo de 48 horas, tanto a las autoridades delegacionales, como al gobierno central del uso del espacio, para aplicar las medidas de seguridad que se requieran.

Asimismo, los firmantes mantendrán de manera permanente el diálogo a lo largo del proceso y garantizarán el ejercicio del trabajo periodístico y de la defensa de los derechos humanos en todo momento.

En nuestra todavía endeble democracia, en la que lamentablemente aún carecemos de cultura ciudadana, no somos capaces de darnos el elemental respeto que como contendientes tienen unos y otros, al contrario no somos tolerantes a la ideología ajena, es por ello que tenemos que recurrir a pactos, en vez de cumplir y acatar lo que la ley ya mandata.

Es deseable que se serenen los ánimos, más cuando se habla de conformaciones progresistas y socialdemócratas como los son los partidos PAN, PRD, MC, MORENA y PT.

Ante la situación actual, es necesario, tal vez urgente, aceptar la voluntad de las autoridades de la Ciudad de México. Como dice el dicho “el horno no está para bollos”, ante el exacerbado resentimiento social resulta irresponsable que por unos cuantos provocadores, todavía se le agregué leña a la hoguera; más cuando lo que debe prevalecer son las propuestas y soluciones ante los problemas que aquejan a los ciudadanos; la devaluación de la moneda frente al dólar; el incremento en la inflación que afecta directamente en la canasta básica; la ola de violencia y homicidios que cada día va en aumento, entre muchos otros males, son razón suficiente para poner por delante los valores de la tolerancia, el respeto y por qué no, también los acuerdos

Tanto las autoridades gubernamentales y electorales, así como los partidos políticos deben asumir a cabalidad su responsabilidad para respetar y hacer que se respete la ley ante todo, frente a la molestia y el encono social que caracteriza la coyuntura actual.

No se trata de ganar en la elección, es más, ante la delicada situación lo que principalmente debe ponerse por delante, si actuamos con responsabilidad cívica y ciudadana, será recuperar la gobernabilidad para los municipios, los estados y el país. El intentar ganar por ganar o ganar a toda costa es tan suicida como aventarse sin paracaídas.

En Zacatecas, se debe actuar responsablemente de cara al proceso electoral que estamos viviendo, debemos conducirnos con responsabilidad y republicanamente. Son muchos los problemas que dañan a nuestra sociedad como para estar peleándonos por todo y al final  quedarnos sin nada.

De lo que se trata es de que ganen las ideas y propuestas para gobernar en bien de todos, sin distinción de colores, evitando así la polarización que prevalece en la sociedad.

*Presidente de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Correo: pedro_deleonm@hotmail.com

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx


Nuestros lectores comentan

  1. Puntualizaciones: Una: Los eventos de violencia a que se refiere la opinión entre Morenistas y Perredistas, en realidad tiene que ver con la AGRESIÓN que los perredistas hacen sobre sus otroras compañeros de lucha. Es decir se pone en el mismo costal a las víctimas y a sus violentos agresores. Dos. El diálogo nunca debe agotarse como herramienta de resolución de conflictos menos en un proceso que pretende ser democrático. Dos: Claudia Sheinbaun y sus seguidores con toda razón exige que primero el gobierno de la ciudad de México debe hacer respetar el estado de derecho. Al parecer llegaron a la conclusión que no tiene caso dialogar con un gobierno que no cumple sus obligaciones. En cuanto al pacto convocado, estoy seguro que de cumplirse con el marco jurídico no tienen necesidad de existir. En lo público el Contrato (acuerdo de voluntades entre particulares) NO PUEDE ESTAR POR ENCIMA DE LA LEY.

  2. El segundo dos de las puntualizaciones corresponde a un tercer punto. y el cuarto punto lo referido al pacto convocado. Por cierto es un tema que debemos agotar con el dialogo entre académicos , políticos, ciudadanos todos. El tema que Pedro pone en la mesa es de suma importancia: Subyace en el la disyuntiva de cual es el camino para democracia: La violencia o el diálogo.