DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- El aumento en los alimentos de la canasta básica “pegó” a amas de casa, restauranteros y comerciantes, ya que por lo menos cuatro productos básicos, huevo, jitomate, cebolla y aguacate, incrementaron sus precios debido a factores inflacionarios, principalmente, como el costo del combustible para transportar las hortalizas.

El huevo, que a finales de 2017 se comercializaba el kilogramo en 25.80 pesos, ahora se consigue en 28.75 pesos, mismo caso del jitomate bola, que hasta hace poco estaba en 17.60 pesos el kilogramo, pero con los incrementos se fue a 22.15 pesos.

Otro producto presente en la dieta cotidiana es el aguacate, que, de estar en un promedio de 44 pesos el kilogramo en 2017, actualmente se ubica en los 48 pesos; incluso, hay sitios donde la variación del precio llega hasta los 52 pesos el kilogramo.

El limón, de costar en promedio a 23.20 pesos el kilogramo en 2017, ahora se encuentra en 24 o hasta 26.40 pesos por kilogramo, de acuerdo con información documental de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la comparación con precios de negocios a la vista del público en distintos mercados de la zona metropolitana.

Al asegurar que el gasto no le alcanza, Ana María Pérez Contreras, ama de casa, dijo: “me traigo 800 pesos y apenas me llevo tres bolsas con verdura. Ese dinero, me acuerdo que antes me sobraba para el pasaje y hasta echarme un refresco”.

Asimismo, comentó que “siempre es así cada año, es una costumbre que suban precios, pero no sube el salario, pues mi esposo trabaja en una empresa y después de tres años no le han subido el sueldo”.

Martín Galván, al comprar su mandado, expuso que compra cada vez menos, “un kilo de bistec está a 72 pesos el kilogramo, de cerdo a 64 pesos. Tengo que ajustar para pasar la semana. Soy taxista y pues a mí me toca llevar la despensa, pero veo que está complicado, traigo 600 o 750 pesos para el gasto”.

El chófer declaró que, por la escalada de precios, “tenemos que hacer la idea de llenarnos pronto, aunque sea con agua o refresco cuando se puede comprar ese gusto”.


Los comentarios están cerrados.