DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Para evitar que empresas de telefonía, seguros, cajas de ahorro y bancos lo molesten con publicidad, la delegación Zacatecas de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recomendó a las personas inscribirse en el Registro Público para Evitar Publicidad (Repep).

De acuerdo con información documental, la Profeco, en su página oficial https://repep.profeco.gob.mx/registrar_telefono.jsp, pone una carátula donde se debe ingresar el número de usuario y hace la aclaración que no se debe poner el prefijo 044 ni 045, sólo la lada.

En la misma página se pide una confirmación del número para evitar que sea rellenado por bots o inteligencia artificial.

Luego, pide que se rellene una o todas las categorías con las que cuenta: comercio, telecomunicaciones, turístico y todos, lo que significa bloquear cualquiera de las anteriores categorías.

El tiempo en el que se actualizan las bases de datos de los usuarios que se han inscrito en el Repep aparecen después de 15 días. En ese periodo, las empresas del ramo están obligadas a la compra de las bases de datos de la Profeco.

Una vez adquirida la información las listas deben pasarse a los call center y apegarse a los lineamientos de no molestar a los usuarios que hayan pedido esta protección.

Si una persona nuevamente fue objeto de estas llamadas, luego de 15 días de haberse registrado en el Repep, las empresas de telefonía, bancarias, cajas de ahorro, entre otras, se harán acreedoras a multas máximas de un millón 500 mil pesos.

Además, en un comunicado de prensa del portal de la Profeco se detalló que, aparte de la sanción, se emitirá un aviso al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (Inai), ya que se pueden dar delitos por el uso comercial de base de datos no autorizadas.

Acoso telefónico

Jesús “N”, usuario de una compañía de telefonía, aseguró que le llamaban hasta 10 veces al día para presionarlo a que cambiara su línea “con excelentes beneficios”.

Para proteger sus datos pidió anonimato y en dos ocasiones los operadores del call center le insistieron con poner al habla al titular de la línea. “Cosa que negué y cuestioné del por qué siendo una compañía diferente me llamaban. ¿Cómo obtuvieron mis datos?”, reprochó.

Ante esta última pregunta dijo que “del otro extremo de la línea me contestaron que no sabían, pero tenían su número y me podían llamar tantas veces quisieran”.

Insistió en decir que denunciaría el número telefónico del que le llamaban, pero el interlocutor le reprochó: “haga lo que quiera, a mí, a todos nos llaman, tienen nuestros números”.

Posterior al conato las llamadas para Jesús incrementaron en número hasta que un familiar le comentó del procedimiento ante la Profeco y la inscripción en el Repep.


Los comentarios están cerrados.