FERNANDO QUIJAS
FERNANDO QUIJAS

“¡Por El Santísimo®! ¡Una de las paredes del Centro Histórico ha sido manchada con símbolos que invocan a El Maligno®! ¡A tan sólo unos cuantos pasos del Templo del Sagrado Corazón©! ¿¡Quién habrá cometido semejante atrocidad!?”

No sabía qué pensar cuando una de las noticias más importantes de la semana para Zacatecas fue la sorpresa, indignación y hasta miedo, que ocasionó una pared pintada con símbolos dizque “satánicos”.

No sabía qué pensar, sobre todo porque era una simple pinta con símbolos que no creo que muchos conozcamos. Por favor, ¿qué daño puede llegar a hacer algo así? ¿Qué sería lo peor que llegara a pasar: que los símbolos espantaran al Niño Dios?

Además, ¿no hacen lo mismo en algunas colonias populares, donde pintan las imágenes de la Virgen de Guadalupe o de su santito de confianza? ¿Cuál sería la diferencia?

Lo que la gente no supo, no se dio cuenta, o simplemente le valió madres, fue que ese mismo día en el que apareció la pinta, más tarde el alcalde de Guadalupe, Enrique Flores, anunció que apoyaría a los peregrinos que viajarán a la Basílica a ver a La Morenita® (sin albur) con diésel para sus camiones.

¿¡Qué!? ¿¡Con mis impuestos!? ¿No sería eso por lo que nos deberíamos indignar? ¿Por qué el Municipio tendría que ser responsable por llevar a otras personas a ejercer su fe o culto? ¿Por qué el laicismo sigue siendo un chiste para el Estado mexicano?

Ahora que sabemos que las autoridades se pasan los principios del Estado laico por su religioso arco del triunfo, ¿podría pedir alguien el mismo apoyo al ayuntamiento para realizar una Misa Negra©? Digamos algo así como un área verde, una cabra negra, 13 velas y seis doncellas, además de dos policías que vigilen que nada se salga de control porque, como dicen las abuelitas, “no vaya siendo el diablo”.

Lo peor fue que al día siguiente había seis personas pintando la pared para quitar los símbolos “malignos”. Eso fue lo que más me molestó. ¿Realmente creen que haya ganado el bien?


Los comentarios están cerrados.