REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Cd. de México.- ¿Ama a sus hijos? Haga su testamento. Posponer su realización es un riesgo, pues puede alcanzar una edad en la que quizá ya no sea apto o no tenga capacidad para hacerlo.

Si un adulto mayor aún no ha realizado su testamento, los familiares deben hacerle entender que el hacerlo es un acto de amor, comenta Armando Ostos Razo, notario número 20 de la Ciudad de México.

«Si quiero a mis parientes, tengo que dejar las cosas claras y en orden», precisa Ostos Razo, miembro del Colegio de Notarios de la Ciudad de México.

Por lo que, si todavía no cuenta con él, más vale que apresure el paso. De hecho, asegura que independientemente de la edad que se tenga, es fundamental realizar el testamento, más aún si ya se está en la tercera edad.

Indica que en México desafortunadamente la mayoría de las personas no hace testamento.

«Muchas personas creen que al realizar su testamento están firmando su sentencia de muerte y que ya van a morir, y dejan para el último hacer el testamento y cuando hay que hacerlo ya no son aptas o no tienen capacidad para hacerlo», advierte.

Pero es fundamental realizarlo, pues los papás son los que saben qué necesita cada hijo.

«Eso se tiene que plasmar un testamento», aclara.

Indica que a la cuarta década de la vida las personas ya tienen patrimonio e hijos, por lo que es una buena edad para realizarlo.

«Además, el testamento es en esencia revocable. Puedo haber hecho 20 testamentos y el testamento que vale es el último. El hecho de haber hecho un testamento no significa que no puedo volver a hacer otro. El testamento se puede cambiar tantas veces como se quiera», puntualiza.

Comenta que hay personas que no desean realizar su testamento porque temen que sus familiares los despojen de sus bienes aunque estén vivas.

«Eso no puede suceder. El testamento surte efecto única y exclusivamente cuando el testador fallece, no antes», explica.

Dice que cuando no existe testamento se tienen que realizar trámites tardados denominados sucesión legítima. El código civil determina a quienes les corresponden los bienes cuando no hay testamento, indica.

Señala que sólo entre un 15 y 20 por ciento de las personas tienen testamento. La desidia, puntualiza, es otra razón por la que no lo realizan, así como la creencia de que es muy costoso.

En la Ciudad de México, por ejemplo, puedes desembolsar desde 400 pesos hasta 4 mil pesos.

Dice que hacerlo es un acto muy personal y no es necesario informar sobre ello a sus familiares.

«Ha habido muchas personas que van conmigo a la oficina y me dicen: Quiero que usted guarde el testamento en su archivo porque no quiero que nadie se entere. Sólo daría la información cuando me acrediten que esa persona ha fallecido.

«Hay otros que lo hacen muy abierto. Sacan varias copias y les dan a cada uno de sus hijos para que sepan que en caso de que fallezcan esté dispuesto cómo se van a repartir los bienes».

Comenta que pueden acudir al notario más cercano de su domicilio y consultar la página del Colegio de Notarios.


Los comentarios están cerrados.