KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- El médico radiólogo Jorge Delena, especialista en imagen de cáncer en la Unidad de Especialidades Médicas de Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama (Uneme-Dedicam), aclaró que la mastografía no tiene ningún efecto secundario en quienes se realizan este estudio para detectar cáncer de mama.

Al explicar que en todos los centros médicos de este tipo existen aparatos especiales que utilizan un mínimo de radiación, declaró que “ésta es mínima” y “se utilizan algunos filamentos de cito-esqueleto o molibdeno, materiales específicos, finos, que van directamente a la mama, por lo que se ocupa una toma mínima de radiación”.

Detalló que los niveles de radiación son más elevados en una toma de Rayos X que en una mastografía. “No hay efectos secundarios. Este estudio se realiza sólo una vez al año”, aclaró.

Enfatizó que existe una gran variedad de estudios e informes de instituciones salud en los que se comprueba que “no hay riesgos que una mastografía produzca cáncer”; especificó que los factores que causan esta enfermedad son modificables y no modificables.

Los modificables son: obesidad, sedentarismo, uso excesivo de hormonas para la planificación familiar y el consumo de grasas saturadas; no modificables, edad en la que inició la menstruación temprana (antes de los 12 años) y la aparición tardía de la menopausia (después de los 52 años).

El especialista mencionó que el mayor problema para que las mujeres no se realicen la mastografía, es por vergüenza, el recurso económico y la distancia para ir a realizarse el estudio.

Actualmente, la Uneme-Dedicam cuenta con tres mastógrafos, de éstos dos son digitalizados, es decir, se lleva la imagen de la mama al equipo para digitalizarla, y uno donde la imagen se ve directo en un monitor. Se tiene además un equipo de ultrasonido especial para biopsias.

Todos los tratamientos y estudios son gratuitos, la Uneme-Dedicam se ubica en avenida Las Américas 8, en colonia Campo Real, Guadalupe, con un horario de las 8 a las 14 horas para la realización del estudio.

Autoexploración

Para la detección del cáncer de mama también existe la autoexploración. La mujer puede realizarla por sí misma desde la comodidad de su hogar, frente a un espejo, en tan sólo cinco pasos. Se recomienda hacer siete días después de la menstruación:

Paso 1: Frente al espejo, con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera, mírate las mamas.

Ésto es lo que debes encontrar:

Mamas de tamaño, forma y color normales.

Mamas bien formadas que no presentan deformaciones ni inflamaciones visibles.

Si notas alguna de las siguientes alteraciones, informa a tu médico:

Formación de hoyuelos, arrugas o bultos en la piel.

Cambio de posición de un pezón o pezón invertido (está metido hacia adentro en lugar de sobresalir).

Enrojecimiento, dolor, sarpullido o inflamación.

 
Paso 2: Ahora, levanta los brazos y fíjate si ves las mismas alteraciones.  
Paso 3: Cuando estés frente al espejo, fíjate si te sale líquido de uno o ambos pezones (puede ser transparente, lechoso o amarillento o sangre).

Paso 4: Luego, acuéstate y pálpate las mamas con las manos invertidas, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Procura utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular, del tamaño de una moneda aproximadamente.

Controla la mama completa de arriba a abajo y de lado a lado: desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen y desde la axila hasta el escote.

Puedes empezar con el pezón y avanzar en círculos cada vez mayores hasta llegar al borde exterior de la mama. También puedes mover los dedos verticalmente, hacia arriba y hacia abajo, como si estuvieras cortando el césped. Este movimiento ascendente y descendente suele ser el más utilizado por las mujeres.

Asegúrate de palpar todo el tejido mamario, tanto en la parte delantera como en la parte trasera: para palpar la piel y el tejido superficiales, ejerce una leve presión; para llegar al tejido ubicado en la parte media de las mamas, una presión moderada, y para el tejido profundo, una presión firme. Al llegar al tejido profundo, tienes que poder sentir la caja torácica.

 
Paso 5: Finalmente, pálpate las mamas estando de pie o sentada. Muchas mujeres dicen que la mejor forma de palparse las mamas es cuando la piel se encuentra mojada y resbaladiza, de modo que prefieren realizar este paso en la ducha. Controla la mama completa con los mismos movimientos que se describen en el paso 4.  

Los comentarios están cerrados.