ALEJANDRA LÓPEZ/ ntrzacatecas.com
ALEJANDRA LÓPEZ/ ntrzacatecas.com

 

Fresnillo.- Desde hace al menos 14 años, la presa de la comunidad San Juan de los Hornillos no tiene ninguna productividad, a pesar de que cuando fue construida se pretendía que contribuyera al riego de parcelas.

Aunque en los últimos años la infraestructura ha tenido niveles altos de agua, no ha representado ningún beneficio, ya que el líquido almacenado no puede extraerse, debido a que la válvula principal de la presa está tapada.

David Ríos Gurrola, secretario del comisariado de la localidad, informó que, aunque se han realizado gestiones ante distintas dependencias gubernamentales a fin de reparar el daño, hasta el momento no les han brindado una respuesta satisfactoria.

Aunque en meses anteriores inició un proyecto a través del que la Secretaría del Campo (Secampo) busca reactivar la productividad de la presa, Ríos Gurrola enfatizó que no es suficiente, pues con dichos trabajos sólo se alcanzaría a beneficiar 50 por ciento o menos de las hectáreas.

Recordó que en años anteriores, a través de un estudio en el que participaron buzos, se detectó que la boca de la válvula estaba tapada, ya que en ella se concentra una gran cantidad de ramas, troncos, piedras y basura y esto es lo que impide que el líquido salga.

“Hemos gestionado ante distintas dependencias, principalmente el gobierno del estado, y claramente nos decían que no había los recursos para solucionar el problema y que, además, no era algo que a ellos les competiera y así hemos estado”, complementó.

Explicó que la presa tiene capacidad para regar más de 100 hectáreas y se beneficiaban, en promedio, 87 agricultores.

Detalló que desde que la válvula está tapada dejaron de sembrar mediante el sistema de riego, situación que los ha afectado en gran medida, pues era la principal actividad económica a la que se dedicaban.

“Ahora tenemos que esperar las lluvias y la voluntad de Dios para poder sembrar y tener algo de cosecha (…) no sólo los agricultores nos vimos afectados, sino también vecinos de otras comunidades que eran contratados para la siembra o cultivo, empleos que, a la fecha, ya no existen”, agregó.

Refirió que en el estudio que se hizo se dictaminó que es imposible poder limpiar la cavidad de la válvula en tanto la presa no esté vacía, pues se corre el riesgo de que quien lo haga sea arrastrado a la válvula.

La capacidad de la presa es de unos 10 millones de metros cúbicos y tiene una profundidad de más de 20 metros; en la actualidad se encuentra a 96 por ciento de su capacidad.

El secretario del comisariado explicó que el proyectó que está ejecutando la Secampo es la instalación de una bomba y tubería para transportar el agua hasta la represa y de ahí se pueda utilizar para el riego.

“Está bien la obra, pero la realidad es que no soluciona el problema, además de que no se sacará la misma cantidad de agua que se obtiene de la válvula, por lo que no se podrá regar la cantidad de hectáreas para las que tiene capacidad la presa; el volumen y la fuerza no serán las mismas”, complementó.


Los comentarios están cerrados.