REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. México ocupa el segundo lugar entre los países miembros de la OCDE con mayor desigualdad, según nuevos datos de la organización.

La desigualdad se mide en una escala entre cero y uno, donde cero representa la igualdad perfecta y uno representa la máxima desigualdad posible (si una persona tuviera todo y todos los demás no tuvieran nada).

Cada país tiene dos puntuaciones: una para la desigualdad de ingresos en el mercado, que mide los salarios, el capital y los ingresos de la propiedad, y otra para los ingresos después de la redistribución, que también tiene en cuenta factores que nivelan esa cifra, como los impuestos pagados, las prestaciones en efectivo y la seguridad social.

Todos los países sufren una reducción en su desigualdad después de que se considera esa redistribución, aunque la cantidad varía considerablemente de país a país.

El país más desigual entre los miembros de la OCDE es Chile, con una puntuación de 0.47 y de 0.50 (después de tomar en cuenta la redistribución).

«Los impuestos recaen en gran medida en los más pobres, lo que reduce su poder adquisitivo y sus oportunidades de movilidad social», explica el organismo, que también destaca la existencia en el país sudamericano de corrupción y de poderosos oligarcas.

En el caso de México, el segundo lugar (con un puntaje de 0.46 y de 0.48 tras tomar en cuenta la redistribución), el organismo detalla que es el país en el que la redistribución hace la menor diferencia.

«Más de la mitad de la población del país vive por debajo de la línea de la pobreza, mientras que cuatro de los más acaudalados multimillonarios del mundo también son mexicanos.

«Esos multimillonarios podrían, cómodamente, pagar el salario mínimo a todos los desempleados en México», de acuerdo con la London School of Economics.

La OCDE también resalta que el País sufre de una severa corrupción y que la prevalencia de los cárteles hace que algunas zonas de México sean de las más peligrosas del mundo.

En tercer lugar figura Estados Unidos, con un puntaje de 0.39 y 0.51 después de la redistribución.

Pese a que en ese país la redistribución si reduce la desigualdad, lo hace mucho menos que otros miembros de la OCDE.

«La brecha entre ricos y pobres ha empeorado de manera significativa desde los 80, lo cual es aún más pronunciado en los centros urbanos», explica.

Empatado en el tercer puesto está Turquía, con un 0.39 y 0.42 después de la redistribución.

La redistribución hace poca diferencia, sin embargo, pasa de ser uno de los países menos desiguales a uno de los más desiguales, puesto que los impuestos y la seguridad social tienen relativamente poco efecto, en comparación con otros países.

Aunque la desigualdad es una de las más altas después de considerar los impuestos, entre 2007 y 2013 el crecimiento real del ingreso laboral fue de casi un 20 por ciento.

En cuarto lugar figura Israel (con un 0.37 y un 0.46); seguido de Estonia (0.36 y 0.51); Reino Unido (0.36 y 0.53), y Lituania (0.35 y 0.51).


Nuestros lectores comentan

  1. Este tipo de informes deberían estar en las publicaciones del gobierno federal para que nuestra sociedad vea que lo «malo también cuenta y cuenta mucho». Este informe realmente reafirma del fracaso de las políticas económicas de EPN. ¡ NO MAS PRI !