NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- La familia Landeros Ruiz desde hace tres años trabaja en un proyecto orgánico de plantíos de zarzamora; son los primeros productores del estado en cosechar este fruto.

Hace dos años levantaron la primera cosecha y en este año están por iniciar el cultivo, donde se prevé obtener hasta 50 kilogramos por día.

La zarzamora en la actualidad la comercializan en distintos establecimientos de Fresnillo, principalmente en pastelerías y creperías, además de darle valor agregado al producto, pues elaboran de manera artesanal mermelada, licor, nieve y vinagre.

El producto con valor agregado lo han comercializado en otros estados de la República, como Colima, Puebla y Aguascalientes; además, han llegado hasta Texas, Estados Unidos.

“Aunque tiene poco tiempo este proyecto, el hecho de enfocarnos en productos orgánicos lo determinó mi papá, Pedro Landeros, desde hace más de 16 años; tras la muerte de un ser querido por leucemia, se dio cuenta que muchos de los males es por lo que comemos, por eso las zarzamoras son orgánicas”, detalló Sylvia Landeros Ruiz.

La planta de la zarzamora la trajeron de Michoacán y luego de un año de pruebas para ver el comportamiento de la planta en suelo fresnillense, se percataron que no hubo ningún problema y se decidieron por sembrar la planta en una hectárea y media.

Para que sea un producto orgánico depende del cuidado que se le dé a la planta, por lo que la familia Landeros Ruiz crea sus propios fertilizantes a base de tierra volcánica, pues se considera que la riqueza y minerales provienen del mismo suelo y no de los excrementos de los animales.

La producción de zarzamora en Fresnillo es muy importante, pero no sólo se puede dar en este lugar, por lo que se debería contemplar su producción y así ofertarla en todo México, pues, aunque en otras ciudades se puede cultivar este fruto, la mayor parte se exporta a Europa y Japón, mientras que en México sólo se dejan las sobras, consideró Sylvia Landeros.

Después de obtener una primera cosecha fructífera, fue complicado venderla, por lo que decidieron elaborar mermelada de manera artesanal, lo que fue todo un éxito, pues ésta tampoco llevaba ningún conservador.

La recolección de este fruto es constante, por lo que optaron por hacer más productos, como nieve, vinagre y licor, lo que les ha dado la oportunidad no sólo de conocer más las propiedades del fruto, sino identificar sus procesos, lo que les ayudará en el futuro, refirió la productora.

“Hemos aprovechado este producto al máximo al darle valor agregado. Muchas personas nos han pedido llevar el fruto a otros estados, pero para ello necesitamos un camión especial, pues para que no pierda sus propiedades debe llegar fresca”, especificó.

La zarzamora en tiendas de conveniencia tiene un precio mayor a 60 pesos una bolsa que no rebasa el medio kilogramo, mientras que la familia Landeros Ruiz vende una caja de cerca de 450 kilogramos a 25 pesos.

“La idea que se tiene de que un producto orgánico es caro es incorrecta, más bien los comercios abusan de ello”, expuso.

Manifestó que la idea como negocio familiar es juntar a más productores y buscar canales de comercialización para hacer un mercado competitivo, pues las condiciones existen.

También los Landeros Ruiz tienen la idea firme de crear un centro agroecológico, es decir, donde se produzcan sólo productos orgánicos.

En la actualidad a la zarzamora también la rodean frutos como la fresa, el nogal, manzanos y está a prueba el arándano.

“Al hacer el centro agroecológico invitaríamos a la gente a que conozca la diversidad que la tierra fresnillense provee, pero también con la convicción de que se vayan con la idea de hacer huertos familiares y que se manejen de manera orgánica y formar parte de la reconversión”, refirió.


Nuestros lectores comentan