REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Ciudad de México.- Este año será en materia económica el peor desde la crisis de 2009, dado el bajo crecimiento esperado, endeudamiento creciente, bajo consumo interno e incertidumbre comercial y cambiaria sin amplios precedentes, aseguró BBVA Bancomer.

En conferencia de prensa, Carlos Serrano, economista en jefe del banco, subrayó que el País seguirá arrastrando un crecimiento muy bajo, apenas 1 por ciento este año, el menor nivel en los últimos 7 años.

La razón de esa caída tan pronunciada en el crecimiento es, entre otros, la incertidumbre que ha provocado la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y que ha golpeado la relación de Estados Unidos con México y, de paso, la confianza de los consumidores nacionales, explicó.

«Vemos un crecimiento de 1 por ciento por la existencia de incertidumbre por Trump, por un consumo desacelerado, aunque también creemos que las exportaciones serán buenas e impulsarán el poco crecimiento que se dé», dijo.

Serrano apuntó que una de las consecuencias poco mencionadas del bajo crecimiento es que la deuda total del País será mayor, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), respecto de lo que espera la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

BBVA Bancomer anticipa que la deuda total de México llegará a 51.4 por ciento del PIB al cierre de 2017, por encima del 50.2 por ciento que aún prevé la SHCP.

Ante este incremento, el especialista urgió al Gobierno federal a tomar medidas más ambiciosas para reducir la deuda del País.

«Creemos que toda la recaudación adicional que se genere debería ir a la cancelación de deuda», sugirió.

Uno de los apoyos extraordinarios que recibirá el Gobierno federal este año, agregó, será un remanente extraordinariamente alto de parte del Banco de México (Banxico), con el que podrán solventar una parte importante de la deuda.

Según el banco, este año el Banxico entregará a Hacienda alrededor de 405 mil millones de pesos, por encima de los 239 mil millones que le dio en 2016 y que en su momento se consideró una suma elevada.

«Realmente el remanente puede tener un efecto importante en la deuda, pero no se puede estar confiando en recursos que no si recurrentes», alertó Serrano.

En la parte de consumo, comentó que éste no será uno de los principales motores de la economía, tanto por la falta de confianza, como por la mayor inflación esperada en 2017 y que se comerá una parte del gasto de las familias.

Sobre la política monetaria, el especialista anticipó que la tasa de interés de referencia del Banxico llegaría a 7.25 por ciento al cierre de año, 125 puntos base más de los que registra actualmente la tasa.


Los comentarios están cerrados.