REFORMA
REFORMA

Monterrey.- El perro, además de ser el mejor amigo del hombre, también puede ser su mejor protector.

Como muestra, Forcedogs, escuela de entrenamiento profesional de perros, cada vez prepara a más animales para cuidar a familias y empresas.

Cesáreo Montemayor Rodríguez, entrenador de la escuela, señala que hace unos 8 años, 3 de cada 10 casas tenían un perro de protección.

1004571170Ahora hay un perro entrenado en 7 de cada 10 hogares.

«La gente confía mucho más en el perro, hemos logrado cambiar un poco la cultura en la gente», indica Montemayor Rodríguez.

«Ahorita hay muchos perros de protección en casas, restaurantes, negocios, tienditas, talleres mecánicos, bodegas, porque la gente ha entendido que el perro es un amigo muy leal, que da la vida por nosotros».

Montemayor Rodríguez agrega que los perros con mejores aptitudes para proteger son los de las razas pastor belga malinois, pastor alemán, pastor holandés, rotwailer y doberman.

Pero, añade, cualquier perro, como los chihuahueños o los french poodle, pueden hacer algo por las personas, pues ladran cuando sienten una amenaza o ven a alguien extraño cerca del inmueble donde se encuentran.

«Hay personas que tienen casas muy grandes, en donde han diseñado sistemas en el uso de perros. dentro de la seguridad en sus casas, aparte de tener bardas electrificadas y guardias, igualmente tienen perros, con excelentes resultados», dice Montemayor Rodríguez.

«Un perro puede discriminar si unos niños están jugando a pelearse o si es un hecho real, porque cuando es un hecho real hay adrenalina, golpes, hay emociones que el perro puede detectar, por los movimientos corporales que tenemos».

Sobre el entrenamiento, Montemayor Rodríguez indica que en los primeros meses de edad, los perros deben permanecer con sus amos, en donde aprenderán a convivir con ellos, y del sexto al octavo mes ya pueden comenzar el entrenamiento profesional, durante unos cuatro meses.

«El primer nivel es el curso de obediencia básica, en donde le enseñamos a caminar junto con nosotros, a sentarse, a echarse, a quedarse quieto, a venir al llamado, que sepa subirse a una camioneta, en fin», señala Montemayor Rodríguez.

«Al principio lo hace con la correita y la cadenita de castigo, después aprende a trabajar suelto completamente, en el segundo nivel».

En la última fase del entrenamiento, los perros ya aprenden cómo cuidar a las personas.

«Le enseñamos a morder, a soltar, a cuidar, a conducir a una persona, a protegerme de una agresión repentina», indica el entrenador.

«Es obediencia, pero mucho más avanzada, porque así como le decimos que se siente o que se eche, ahora le decimos que le ladre a una persona o que simplemente la amedrente o que la ataque».

Cuando se trata de un perro de familia, éste atiende a todos los integrantes, y cuando vigila alguna empresa, sólo obedece a máximo tres personas.

Montemayor Rodríguez señala que el entrenamiento profesional de un perro cuesta alrededor de 20 ó 23 mil pesos, y que consiste en tres etapas.

Forcedogs también ofrece en renta perros de guardia y protección, por 7 mil pesos al mes.

1 EN GUARDIA A corta distancia se pone atento al ver que un extraño se acerca a su amo.
2 SE PREPARA De inmediato busca el ángulo de ataque para someter al atacante.
3 ENTRA EN ACCIÓN Descarga su fuerza sobre el objetivo y lo separa de su amo.
4 LO SOMETE En cuestión de segundos el perro guardian somete al agresor.

Razas
Los perros con mejores aptitudes para guardia y protección:
Pastor belga malinois.
Pastor alemán.
Pastor holandés.
Rotwailer.
Doberman.

Entrenamiento:
Primeros meses de edad
Los perros deben permanecer con sus amos, en donde aprenderán a convivir con ellos.
Entre el sexto y octavo mes:
Pueden comenzar el entrenamiento profesional, el cual consta de tres etapas.

Primera etapa:
Curso de obediencia básica.
Se le enseña al perro a caminar junto con la persona, a echarse, a quedarse quieto, a atender un llamado, etcétera.
El animal utiliza la correa y una cadena de castigo.

Segunda etapa:
Aprende lo anterior, pero lo hace sin la correa, ni la cadena de castigo.

Tercera etapa:
El perro es entrenado para cuidar a las personas.
Aprende a morder, a soltar, a cuidar, a conducir a una persona, a proteger a una persona de una agresión repentina.

Costos:
Entrenamiento de un perro: Entre 20 y 23 mil pesos.
Renta de perros de guardia y protección: 7 mil pesos al mes.


Los comentarios están cerrados.