Agencias
Agencias
avión de Malaysia Airlines

Londres.- El primer ministro australiano, Tony Abbott, se mostró hoy confiado en que los equipos de búsqueda encontrarán las cajas negras del avión de Malaysia Airlines desaparecido, pero advirtió que podría «tardar mucho tiempo» conseguirlo.

Apenas ayer Abbott se mostraba más optimista sobre un inminente hallazgo de los instrumentos que graban los datos del vuelo, pero este sábado ya no se han detectado señales de las cajas negras del Boeing 777.

«Hemos reducido en gran medida el área de búsqueda y estamos muy seguros de que las señales nos llevarán a las cajas», dijo Abbott, aunque las transmisiones estaban «empezando a desvanecerse».

«Tenemos un alto grado de confianza en que las transmisiones que hemos estado recogiendo son del vuelo MH370», señaló Abbott en el último día de su visita a China, sin embargo, agregó que «nadie debe estimar que no habrá dificultades en la tarea que nos espera».

Más tarde, luego de dar sus declaraciones, el primer ministro de Australia se reunió con el presidente de China, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín.

La búsqueda dirigida por Australia para hallar al Boeing 777, que desapareció en ruta de Kuala Lumpur-Pekín, está reuniendo la mayor cantidad de señales para determinar el lugar exacto donde se encuentran las cajas negras.

Las declaraciones de Abbott se producen cuando la búsqueda en el océano Índico del avión desaparecido entró este sábado en su día 36 sin que la operación internacional haya captado señales acústicas en más de 24 horas.

Los expertos que determinan la estrategia de búsqueda volvieron a reducir la zona de rastreo para el sábado y seleccionaron un área de 41 mil 393 kilómetros cuadrados situada a dos mil 331 kilómetros al noroeste de Perth, la capital del Estado de Australia Occidental.

El Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas, creado por Australia para comandar esta misión, al mando del Mariscal del Aire en retiro Angus Houston, señaló que la zona de búsqueda bajo el agua es actualmente de mil 300 kilómetros cuadrados.

Los investigadores quieren determinar la ubicación exacta de la fuente de los sonidos, o tan cerca como se puede conseguir, y luego enviar una nave sumergible para buscar los restos, pero no se implementará hasta que los funcionarios estén cien por ciento seguros.

 


Los comentarios están cerrados.